Somos una generación a la cual las predicciones y las prevenciones de las madres nos han hecho mella: “No hagas esto” “No hagas lo otro”, y la famosa “no aceptes nada de desconocidos”. Sin embargo , la vida nos ha puesto frente a tesituras nuevas y frente a nuevos retos de formas de vida, parte de las cuales nos la da la tecnología.

La economía colaborativa es uno de los cambios de paradigma a  que nos marcan nuevas formas de vivir y de compartir. Algunos hemos caído con naturalidad en esta nueva forma de compartir, indagamos, buscamos y probamos. Otros , en cambio, creen que compartir un viaje en un coche con desconocidos sigue siendo algo arriesgado o incómodo, del mismo modo que no se alojarían en la casa de alguien que no conocen, y mucho menos aceptarían como huésped a gente que no han visto en la vida.

En Viejenials somos muy fans de los modos de compartir coche, tanto en lo que hace al ahorro de energía -y por tanto ayuda al medio ambiente-, como en los nuevos modos de tener experiencias interesantes.

Blablacar fue la primera plataforma para compartir coche que funcionó en España y que hoy ya está consolidada. Es de origen francés , y abrió camino – y mentes- para promover el compartir  coche en medio y largo recorrido. La idea es que el conductor pueda amortizar los gastos de un traslado, y los usuarios la posibilidad de encontrar trayectos en vehículos particulares con buen precio y con la comodidad y rapidez de un coche particular.

Blablacar abrió un camino difícil, aunque sufrió menos sabotajes de los que están hoy sufriendo Uber y Cabify en España por parte de los taxistas. Hubo compañías de transporte que denunciaron a la plataforma francesa, pero finalmente las dos opciones conviven. Luego apareció la competencia: Amovens es una nueva página que conecta conductores con viajeros, y de momento no cobra comisiones por realizar esta labor de intermediación.

Si bien la mayoría de usuarios de esta plataforma está por debajo de los 50 años, te contamos algunos detalles para que te atrevas a la experiencia:

  • Blablacar cobra 4 euros de gasto de gestión a los usuarios, y paga directamente a los conductores una vez que se haya realizado el viaje, por lo cual no tendrás el teléfono del conductor hasta que no hayas cerrado el trato con el dueño del coche.
  • Antes , puedes mensajearte con él, y llegar a acuerdos de los puntos de recogida y de llegada.
  • Los lugares donde empiezan los viajes suelen ser las estaciones de trenes o autobuses de las ciudades y/o algunos puntos emblemáticos. Ello no obsta para que los usuarios se pongan de acuerdo en sitios alternativos, que normalmente , dependen de la generosidad del conductor. En las ciudades estos puntos de encuentro han dado algunos problemas ya que en horas punta, se convierten en un gran “follón” de coches, como por ejemplo en la gasolinera que está frente a la estación de Atocha en Madrid.
  •  
  • Amovens no cobra por poner en contacto conductores con viajeros, y puedes contactar para acuerdos con los dueños de los coches. Les pagas directamente a ellos al iniciar el trayecto. En este caso esta plataforma deja desprotegidos a los que llevan los coches, ya que si un viajero no aparece la plaza se pierde.
  • Es interesante leer los comentarios de las personas. En los perfiles de los conductores aparecen opiniones de viajes anteriores.
  • Si te quieres iniciar como conductor, has de crearte un perfil, algo que da fiabilidad y confianza, a la vez posibilidades de tracking de las plataformas, para garantizar la seriedad de las personas.
  • En cada viaje, el dueño del coche, publica sus condiciones, como por ejemplo la de No Fumar (algo ya muy extendido) , el tema de la música, si aceptan mascotas, y  ahora  muchos garantizan que en el asiento de atrás vayan sólo dos personas. Aunque en los viajes de fin de semana,  la gente joven acepta viajar en el medio del asiento trasero si tiene interés en hacer el viaje.
  • Los precios de los viajes se fijan libremente, aunque las plataformas dan un precio sugerido, cada uno fija el precio que quiere. En Viejenials creemos que en algunos trayectos los precios están siendo excesivos, y que si haces cuentas, ves que el conductor gana dinero con el viaje.

De todas maneras, nos parece una experiencia super recomendable. Últimamente en Viejenials hemos realizado un viaje de Sevilla a Madrid, y hemos tenido la suerte de coincidir con un conductor de nuestra generación. Se llama Juan , lleva tiempo realizando estos viajes, ya que viaja con frecuencia a la capital de Andalucía, y de este modo, no sólo viaja acompañado conociendo gente interesante, sino que además , salva los costes de este traslado cialisforlife.com. En este trayecto coincidimos también con Ángel, 28 años, bailarín de Tu Cara Me Suena, que nos contó cantidad de anécdotas interesantes de su trabajo. También viajamos con Natalia , una “profe” que trabaja en las afueras de Madrid, y con ellos tuvimos unas pinceladas de cómo está el tema de los que se van a buscar la vida a la capital de España. Es decir , un viaje compartido en Blablacar o Amovens, es una experiencia super recomendable.