Según una encuesta realizada por la empresa de reclutamiento británica Capita Resourcing el 73 por ciento de las personas mayores de 55 años que aún trabajan  dijeron que piensan que sus empleadores no están haciendo lo suficiente para hacer uso de sus conocimientos y habilidades.

En una investigación realizada este año por esa consultora, se  encontró que el 94 por ciento de las empresas cree que los profesionales de mayor edad podrían proporcionar la clave para salvar la brecha de habilidades, pero sin embargo,  sólo el 23 por ciento declaró que están buscando activamente a  personas mayores de 50 años.

Según la ley en Gran Bretaña,  los empleadores no pueden discriminar directamente al hacer una oferta de empleo por razones de edad sin justificación objetiva. Esto impediría que un empleador presuponga aspectos o deseos del empleado por razón de su edad. Una vez pasada la brecha digital, y cuando los trabajadores hoy jóvenes lleguen a edad madura, éstos querrán seguir trabajando a edades muy avanzadas, y los empleadores tendrán difícil justificar su reticencia a tener empleados adultos mayores.

Este caso es muy evidente en los trabajos de cara al público, sobre todo en comercios, restauración y hotelería, donde es muy difícil ver a personas por encima de los 50 años realizando esas labores, lo cual habla de clara discriminación.

También es ilegal que los empleadores discriminen aplicando una disposición, un criterio o una práctica que perjudique a los solicitantes de empleo de un determinado grupo de edad sin justificación objetiva. Un ejemplo de este tipo de discriminación podría ser, por ejemplo, tener un anuncio que indica que el trabajo se adaptaría a alguien en los primeros tres años de su carrera. Alguien en un grupo de más edad tendría seguramente más de tres años de experiencia, y estaría en una situación  objetiva de desventaja. Esto es lo que se denomina discriminación indirecta, y sin hablar de edad es un claro ejemplo de #Edadismo.

El acoso, relacionado con la edad, y la victimización están prohibidos también.

Ignorar a los trabajadores de más edad  no tiene ningún sentido. Ya hay una escasez de habilidades en muchas profesiones. También hay temores de que un gran número de ciudadanos altamente calificados de la UE podría estar dejando el Reino Unido post Brexit, concluye el informe citado.