Alejandra es de esas personas que nunca pasan desapercibidas. Esté donde esté. Se nota siempre su presencia: es enérgica y energética, super habladora, y es una persona que siempre está presente en lo que está viviendo. Será por eso que España se le quedó pequeña, o más bien escasa, y como no le estaba dando todo lo que ella necesitaba, decidió a los 51 años emigrar por segunda vez, y se fue a Irlanda.

 Alejandra Castro Núñez es originaria de Argentina y su primera emigración la hizo a Madrid con sus padres. Es abogada de profesión, pero nunca le gusto su carrera, solamente la ejercó diez años, así que desde hace años se dedicaba a lo que la vida le pone por delante y naturalmente se lanzó a nuevos trabajos, sin importarle “un pimiento” si son cualificados o no. Tiene un blog personal, Viajar Cueste Lo Que Cueste, donde cuenta sus aventuras . Desde hace unos meses está viviendo en  Irlanda.

¿Cómo fue esa decisión de irte otra vez?

Tomé la decisión cuando en Madrid,  no conseguía trabajo, entonces comprendí que me gustaría cambiar de aires un par de meses, vine sola y sin ningún contacto. Elegí Dublín por la música y porque es zona euro, pero lo que no me imaginaba es que sería una de las ciudades mas caras de Europa, incluso más que Reino Unido.

En el Castillo de Dublin

¿Cómo fueron los primeros días, no te daba vértigo?

Estuve varios días en un hostel hasta que encontré un piso donde vivir, obviamente una habitación. Esta búsqueda fue muy difícil porque Dublín está en crisis habitacional y lo poco que ofertan es carisimo y de baja calidad en cuanto a comodidades. Por suerte encontré una linda casa a las afueras de la ciudad con una pareja de moldavos. Luego la segunda parte de mi estadía fue sacarme una cuenta bancaria y el número de la seguridad social (PPSNumber), hay requisitos que cumplir, y aunque con pasaporte europeo es todo mas fácil, buscar un pre-contrato de trabajo y que alguien ponga a tu nombre alguna factura de la luz o gas, para probar tu domicilio, es una tarea que me llevó más de un mes. Una vez que tuve casa, luego de rogar que un banco me abriera la cuenta, buscar trabajo y tener un precontrato, obtuve mi ansiada regulación de residencia.

¿No te angustiaba no dominar la lengua del lugar?

No, justamente decidí venir a un país donde no domino muy bien el inglés, para aprender,  voy aprendiendo día a día y por suerte mi base era mucho mejor de lo que pensaba.

¿Y el tema de la edad?

Al buscar trabajo algo muy importante que note es que en Irlanda y Reino Unido no se pone la edad que tienes en tu Curriculum Vitae a diferencia que en España y eso me liberó, no tener la presión de ser una jovencita para trabajar.Fui a varias entrevistas de trabajo y no sentí nunca esa discriminación por edad, que una por ser mayor no pueda hacer lo mismo que una de veinte. Creo que Irlanda es un país donde las mujeres mayores trabajan y mucho, lo veo en las calles, en los comercios, en la biblioteca donde estudio, muchas mujeres que pasan de los sesenta. Ahora estoy trabajando para salir del paso y recuperar los gastos en una compañía conduciendo una camioneta (del lado izquierdo jajaja) y limpiando oficinas, un duro trabajo que a nadie le gusta, pero siempre están disponible para el inmigrante, igualmente ya estoy estudiando inglés y en poco cambiaré de trabajo, por lo menos ese es mi deseo.

¿Tu familia qué pensó cuando dijiste me voy a Irlanda?

Mi familia, en especial mis padres, siempre en toda mi vida me han apoyado, nunca tuve un NO por su parte, siempre un TU PUEDES, eso alivia la mochila que llevas a tu espalda. En cuanto a los amigos hubo de todo, algunos les pareció una locura y otros su apoyo incondicional. No quiero quedar como una persona pedante, pero nunca siento miedo, he viajado con veinte años desde Argentina a Europa de mochilera sola y en épocas que no existía el móvil (celular) ni internet y no tuve miedo, y ahora con más de cincuenta, estoy mas allá del bien y del mal jajaja.

Con la bandera de su Argentina natal

 

¿Cuál sería la diferencia de tu experiencia de emigar con tus padres a hacerlo sola ahora con 51 años?

Comparando esta emigración con la anterior de Argentina a España hace quince años atrás, la diferencia mas significativa es que aquí estoy sola, sin la familia y no tienes el apoyo económico y afectivo de tus padres, para mi esta experiencia es todo un desafío personal porque nunca compartí piso, siempre he vivido sola o con mis padres o alguna pareja y siempre quise saber, como era eso de convivir con compañeros de casa de los cuales no sabes nada de ellos, nada mas que el trato cordial de convivencia.

¿Piensas volver a Madrid?

Mi idea es estar aquí entre seis meses a un año y regresar a Madrid, dominando el inglés y con algo de dinero para mis viajes. Ojalá pueda encontrar en mi amada Madrid un buen trabajo de oficina y mis más de cincuenta años no sea un impedimento Gracias Viejenials por la entrevista y recordad que puedes seguir mis aventuras en las redes sociales del blog viajarcuesteloquecueste.com .