¿Sabías que existe un día mundial de la Contraseña? Aunque parezca una efeméride ridícula, apunta sobre un tema  que cada vez va tomando más importancia y es la clave para entrar en toda la información de nuestra vida digital. Te explicamos cuál es la importancia de tener una buena contraseña.

Claves para comprender la importancia de una contraseña.

Al principio de internet, sólo teníamos que memorizar una o dos contraseñas: la de nuestro correo electrónico y acaso la del facebook, hablo sobre todo para aquellos precursores en usar las redes sociales. Pero hoy en día, manejamos más de 10 contraseñas, para entrar en distintas redes y servicios, y cada vez se nos hace más difícil memorizarlas a todas.

Porque ahora es casi imposible tener la misma: unos piden números, otros mayúsculas , otros símbolos. Aparte – dicen los expertos en seguridad cibernética- que por cautela no conviene tener la misma contraseña para todo.

la importancia de una contraseña

De todas maneras, a pesar de todas las advertencias , la contraseña más usada sigue siendo 1234567, serie  poco recomendable, como el tan manido conjunto numérico de nuestra fecha de nacimiento o la de nuestros hijos.

La contraseña sigue siendo la llave de acceso a nuestros datos, a nuestra intimidad y a nuestros dispositivos, por eso es tan importante. A medida que avanzamos en nuestro uso de internet es necesario tener una lógica a la hora de poner una clave, y sobre todo ser capaces de memorizarlas.

Porque siempre está la estrategia de decir, tengo una libretita, o me las apunto en el bloc de notas del teléfono, pero se puede dar que  un día no la tengamos a mano cuando querramos ingresar en algún ciber sitio, o peor aún, que ponemos en manos de intrusos nuestros datos.

Claves para generar una buena contraseña.

La Oficina de Seguridad del Internauta nos da algunas claves:

Utiliza contraseñas robustas: Para ello, deberán estar formadas por al menos 8 caracteres: mayúsculas, minúsculas, números, caracteres especiales. Además, para recordarlas con mayor facilidad, puedes hacer uso de reglas nemotécnicas.

Evita utilizar las mismas contraseñas para acceder a varios dispositivos o servicios. Si la de uno se ve comprometida, lo estarán el resto.

Algunas contraseñas no debes utilizarlas. Es fundamental no relacionar el nombre de usuario con la contraseña y no utilizar fechas  significativas o la de nacimiento. Son prácticas que debemos evitar si queremos que no sean descubiertas con facilidad.

No compartas contraseñas. Si lo haces, dejará de ser secreta y esa es la principal característica de una contraseña. Además, estarás concediendo acceso a otras personas a tu privacidad y datos sensibles.

No la dejes apuntada a la vista de cualquiera. No es cuestión de ponérselo fácil a los curiosos y ciberdelincuentes.

Sé precavido con las preguntas de seguridad. Si utilizas este mecanismo para la recuperación de contraseñas, asegúrate que solo tú conoces las respuestas.

Modifica las contraseñas periódicamente y mantente al día suscribiéndote a los boletines de la OSI. Si ocurre algún incidente de ciberseguridad con alguno de los servicios que utilizas, estarás informado.

Utiliza gestores de contraseñas. Si te cuesta memorizar las contraseñas o utilizas muchos servicios, apóyate en este tipo de programas. Son muy útiles y sencillos de manejar.

No abuses de contraseñas almacenadas en el navegador. Si compartes el dispositivo con otras personas, no es una práctica segura.

Puedes hacerte una idea para crear contraseñas seguras en el siguiente tutorial de la OSI:

¿Crees que en la importancia de una contraseña? ¿Qué opinas? ¡Cuéntanos en los comentarios!