Seguramente esta cadena de cafeterías no es consciente de la profunda transformación que esta iniciativa significa. Para nosotros que una compañía de estas características tenga esta visión social y esta visión de transformación nos resulta conmovedora, y por cierto estimulante , para seguir planteando cambios en la manera de mirar a los adultos mayores.

Starbucks acaba de inaugurar una sucursal de sus cafeterías en ciudad de México atendida enteramente por adultos mayores, entendiendo que más allá de la acción marketinera, está dando un golpe de efecto al mercado laboral, y a la manera de mirar el mundo activo, y el mundo del trabajo. Ya venían de realizar unas experiencias intergeneracionales en algunos de sus locales, donde los más jóvenes enseñaban la dinámica de los mostradores de café a los nuevos trabajadores, y éstos aportaban su experiencia en otros ámbitos.

Desde 2011, Starbucks ha trabajado de la mano del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM) en el diseño de un programa piloto para brindar condiciones laborales adecuadas para los adultos mayores.

Posteriormente, en 2013, cristalizando los esfuerzos conjuntos, Starbucks México y el INAPAM firmaron un acuerdo de vinculación laboral, con el objetivo de seguir ofreciendo oportunidades para que este grupo de población tenga mejores niveles de bienestar y calidad de vida. “Nos tomó dos años aterrizar el mejor esquema para contribuir con la comunidad de adultos mayores en México. Abrir las puertas de nuestras tiendas a baristas adultos mayores no era una meta, fue un acto de congruencia con la filosofía de inclusión de Starbucks”, declaró Christian Gurria, director de Starbucks México.

Son muchos tipos de historias de vida , y muchos los adultos que optan por esta oportunidad en Starbucks. Y frente a la crítica sobre si esto es lo que se esperaba de nuestra vida a edades avanzadas, la realidad es que muchos desempleados mayores de 50 años, en edad de cotizar y de trabajar – porque tienen ganas de seguir en activo- , son excluídos por su edad, y por que según qué compañías piensan que no dan imagen de estar atrás de un mostrador. Miren qué lindo el relato de este hombre que participa en la experiencia:


Esta medida, dice la cadena, busca dar “una oportunidad para que los adultos mayores se integren al mercado laboral” y esperan que el modelo laboral se replique en otras cadenas del país.

Cabe señalar que este establecimiento se ha convertido en el único en México en contar con este modelo de inclusión laboral. Starbucks ya es consciente de la necesidad de incluir colectivos desfavorecidos en sus plantillas, ya que dicen, abrirán una sucursarl en Washington con personal sordomudo.

Los trabajadores de esta sucursal de la Avenida Coyoacán, en México D:F., cuentan con una jornada laboral de 6 hora y media, y dos días de descanso. Son 14 personas entre los 60 y 65 años que trabajarán en tres turnos , sabiendo que están haciendo historia en el mundo laboral.

Mediante un comunicado, Starbucks México explicó que esta iniciativa está basada en el trabajo que adelanta la compañía desde 2011, en conjunto con el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM), con el fin de brindar condiciones laborales adecuadas para las personas mayores de 60 años.

Ahora toca que muchas empresas españolas beban de esta rompedora iniciativa de Starbucks y se atrevan en cambiar de imagen en sus tiendas, mostrando que los humanos tenemos todas las edades. Y los consumidores también.