El Hotel Vera Playa en Almería es el único hotel naturista de España, y esto quiere decir que es un hotel donde se puede ir desnudo por las zonas nobles , y donde en la piscina, no hay opción: quitarse la ropa es obligatorio. Así de tajante, ya que el nudismo en realidad lo que tiene son problemas extrínsecos y no intrínsecos, los problemas son los otros.

En el mundo del nudismo se supone que todo es natural, pero una de las complicaciones más grandes es gestionar su convivencia con el mundo textil, donde por lo general, los que van vestidos suelen ir a este mundo a mirar. Entonces en casi todos los sitios nudistas, se han de dejar claras las normas, no tanto para ejercer esta filosofía de vida, sino para que los “otros” no se cuelen a observar.

Y los otros en este caso se llaman “textiles” , los que usan ropa, y que no son permitidos en estos lugares , sobre todo porque no están en igualdad de condiciones . Quien quiera hospedarse en este hotel y quiera usar las magníficas piscinas que tiene , ha de ir desnudo. Otras de las restricciones que se llevan a rajatablas con respecto a otros hoteles es que no se pueden hacer fotos. Lo demás es como en cualquier hotel.

El Hotel Vera Playa es un curioso hotel que gestiona sus normas con naturalidad. Es el primer hotel nudista de España y surge de la gran visión empresarial de la familia Rosell , creadores de la cadena Senator. Esta familia catalana que llegó a Almería en los años 60 y que comenzó su andadura hotelera abriendo un pequeño hotel en Garrucha, vió la impronta que estaba tomando la zona de Vera, que contaba en la época con un camping nudista y una zona permitida en la playa para el nudismo. El grupo, que en ese momento se llamaba Playa Hoteles, ve la oportunidad de comprar el camping y el complejo de apartamentos ya construído en primera línea de playa y a partir de ahí surge este hotel. Este foco, convirtió a esta localidad almeriense en uno de los reductos más famosos de Europa para practicar el nudismo, y desde entonces la consolidación fue fulgurante.

El complejo hotelero fue creciendo a partir de esa estructura incipiente, y hoy es un enorme establecimiento de 281 habitaciones distribuidas en cuatro plantas, más apartamentos y estudios.

¿Cómo es la gestión de un hotel de estas características? “No muy diferente de un hotel normal” , nos dice su director Diego González Corcoles que recibió a Viejenials una cálida mañana de verano. “Aquí las normas son claras, están escritas en la página web, y en los buscadores a la hora de reservar está bien explicado: En la piscina es obligatorio estar desnudo, y no se pueden hacer fotos”. Las fotos son oficiales del hotel:

La estupenda zona de baño del hotel

Aún así, nos contó, que cada tanto hay gente que no se percata de las normas en la web, o confunde “naturismo” con una onda ecológica, y aparece en el hotel sin saber de qué se trata, y piden irse, mucho más si vienen con niños. Pero los niños en el mundo naturista/nudista no son ningún impedimento, ya que quienes tienen esta filosofía de vida la practica en familia. Tanto es así que el hotel tiene un club infantil, y actividades especiales para ellos.

Aparte de la piscina, en las partes comunes, es habitual cruzarse con gente desnuda, es más, con gente que sale y entra del establecimiento sin ropa, ya que el hotel se encuentra en la zona nudista de Vera. Los clientes habituales conviven con naturalidad con este escenario, un escenario en el que además vienen familias adeptas a esta práctica para las cuales los cuerpos desnudos son algo natural.

En cuanto al personal del Vera Playa, los únicos que están obligados a desnudarse son los animadores de la piscina . ¿Cuesta mucho encontrar el personal? “Un poco más que el normal, nos dice Diego, pero al final casi siempre los consigo”. Nos cuenta que las entrevistas de trabajo con estos chicos son un poco más embarazosas, y que las realizan más de una persona, pero que luego no revisten más incomodidad que la de explicarles a los aspirantes que todas las clases que se dan en el agua son a cuerpo desnudo.

En las áreas de restauración , las personas han de cubrir la silla con un pareo, y a partir de las 8 de la noche hay que ir vestidos. El hotel no organiza ningún tipo de evento nocturno para este mundillo, ya que en la zona de Vera playa hay suficiente oferta fuera. A pocos pasos del hotel, hay una zona de copas y restauración, que incluye entre otras ofertas un local Swinger. Cenar en esa zona es muy divertido, ya que se alterna con gente vestida de modos sensuales, lo que indica que por esos lugares la noche promete.